Envasado en Atmósfera Modificada (MAP)

Apliaciones:
Carne, Queso, Pasta, Fruta, Verduras, Pescado, Comidas pre-cocinadas

Descripción:

¿Qué es la atmósfera modificada?

El Envasado en Atmósfera Modificada (MAP) es una técnica utilizada para extender la vida útil de los alimentos frescos o minimamente procesados.

En esta técnica de conservación el aire que rodea los alimentos dentro del paquete se cambia a otra composición.

De esta manera se puede extender el estado fresco inicial del producto.

Con MAP se amplia la vida útil de los productos perecederos como la carne, el pescado, las frutas y verduras, ya que ralentiza el deterioro natural del producto.

MAP se utiliza con diversos tipos de productos, donde la mezcla de gases en el envase depende del tipo de producto, los materiales de envasado y la temperatura de almacenamiento.

La comida es diferente - así que esta composición de gas se usa para envasar diversos productos alimenticios. La carne roja necesita mucho oxígeno para mantener el color rojo, el pan requiere bajo oxígeno para evitar el moho y las verduras a menudo necesitan una mezcla de tres gases.

El envasado de un producto en una atmósfera modificada requiere una maquinaria sofisticada para eliminar el aire de la cámara de envasado y reemplazarlo con un gas diferente o una mezcla de gas definida con precisión, luego sellarlo de manera que sólo la atmósfera rodee el producto y no cualquier otro gas no deseado.

Ventajas de la atmósfera modificada:

La larga vida útil de los paquetes MAP permite a los procesadores de alimentos, fabricantes de alimentos, distribuidores de alimentos y minoristas de alimentos controlar mejor la calidad, la disponibilidad y los costos del producto.

Los ciclos de frescura más largos permiten a los tenderos eliminar la rotación frecuente del producto y su reposición por tenerlo que retirar debido a la caducidad; Reduciendo así los costos de mano de obra y de eliminación de desechos.

Los distribuidores pueden ampliar los territorios de distribución o ofrecer una mayor variedad de líneas de productos al minorista, ya que los requisitos de reemplazo de productos menos frecuentes permiten el crecimiento en otras áreas.

Los fabricantes de alimentos pueden aprovechar los ciclos de reemplazo prolongados para reducir las demandas de reemplazo de la producción. La capacidad de fabricación se puede utilizar de manera más rentable desarrollando y ofreciendo nuevos productos.